Hirst y la polémica constante

·
Hirst y la polémica constante

Damien Hisrt

Ayer un amigo me explicaba que hará unos años, por un dinero que le llegó de manera inesperada, decidió coleccionar arte. Primero me asombré por el interés de ese chico que por entonces no pasaba de los 25 y que ya se interesaba en comprar obras de pintores de su tierra y que ansiaba poder encontrar un Bansky. Aquí me explicaba el jaleo que supone hablar con la galería, con los representantes y los managers. Fue justo mezclando estos pensamientos donde me vino a la mente el comentado Damien Hirst, el de la calavera de diamantes, los animales petrificados en formol o sus obras con lunares de colores.

El artista británico, que salió hará unos años de la escuela conocida como «Young British Artist«, rebosa dotes superdotados, no tanto por sus creaciones (dejemos valoraciones artísticas a un lado) sino por su manera de entender el mercado de arte, producir mucho más de lo que  se le demanda e (im)poner sus propias normas de mercado. A parte de desatar polémicas por sus obras, muchas de ellas realizadas por su equipo donde su mano sólo esboza, ahora ha levantado controversia por su manera de ver el negocio dentro del mundo del arte. Con su manera de hacer, ha eliminado intermediarios y se ha presentado él mismo a Sotheby’s siendo la primera vez en la historia, ojo al hito, que se ponía una obra a la venta directamente desde el estudio del artista.

Damien Hisrt

Hirst se ha saltado, con este proceso, agentes, coleccionistas o galerías. Mientras llena páginas y páginas con la hazaña, el hiperactivo artista considera el hecho «un acto democrático», mientras que para la mayoría de los mortales no es más que una estrategia bien formulada. Además, sumar a la polémica, que hay quien especula que detrás de los que pujaban (que fueron subiendo el precio sin cesar) estaban sus actuales galeristas e incluso un grupo de inversores entre los que estaba el mismísimo Hirst, lo que lo convierte en un doble genio a la hora de valorar su arte y «jugar» con un mundo, hasta ahora, tan cuadrado y espectacular como es el mundo de las subastas. Unos creen que puede haber abierto un camino, pero otros muchos no se preocupan por su manera de haber actuado, ya que artistas con el peso de Hirst no hay demasiados  (tal vez podrían emularlo Murakami o Jeff Koons).

Lo que está claro es que su nombre resuena, que es un artista mediático y que su cuenta, idea tras rareza, se engorda con su manera de hacer, entender e imponer, entonces ¿es un artista?

Poesía en clave femenina

Poesía en clave femenina

6 mujeres poetas que deberías conocer

Seis mujeres que usan las palabras para expresar sentimientos, ideas o vivencias. Seis mujeres poetas que han transformado el sufrimiento en poesía, que son capaces de hacerte viajar a su...

Elvira Sastre, poesía, recitales, grafitis y una novela

Elvira Sastre, poesía, recitales, grafitis y una novela

La poesía existe

Cuando las palabras consiguen expresar sentimientos universales, cuando un conjunto de versos te emociona, te hace sentir algo como una descarga eléctrica, cuando se te acelera el corazón o sientes...

Lettering a tope: el arte de dibujar letras

Lettering a tope: el arte de dibujar letras

Entrevistamos a su autor, Ivan Castro

Lettering a tope. Para qué dar rodeos con los títulos si existen algunos que definen su contenido a la perfección. Porque este libro habla de lettering sobre todas las cosas,...

5 libros de recetas veraniegas

5 libros de recetas veraniegas

Disfruta de tu tiempo libre con Cinco Tintas

En verano parece que todos vamos a otro ritmo. Los agobios cesan un poco, las vacaciones asoman la cabeza  y tenemos más tiempo para disfrutar de hacer lo que más...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies