El retorno de Sweeney Todd

·
El retorno de Sweeney Todd

 

1807580948_2592008104713

Sweeney Todd, el barbero diabólico de la calle Fleet, ha vuelto a Barcelona. Catorce años después de su estreno en la capital catalana, Mario Gas dirige de nuevo este espectáculo, con música y letra de Stephen Sondheim, que ha acogido durante dos meses y medio el Teatro Español de Madrid. Ahora este thriller musical puede verse en el Teatro Apolo de Barcelona hasta el día 12 de mayo. Se trata del mismo montaje de hace catorce años, que ya contaba con Vicky Peña como coprotagonista, pero en esta ocasión el papel del barbero progatonista lo interpreta Joan Crosas en vez de Constantino Romero.

Traición, venganza y ambición rigen este musical de casi tres horas de duración. El espectáculo se basa en un melodrama victoriano que nos traslada al Londres del siglo XIX, donde Sweeney Todd, un barbero injustamente condenado al exilio, vuelve a su hogar con sed de venganza. Cuando llega a su casa, sólo se encuentra a Mrs. Lovett, una pastelera que le reconoce en seguida. Ella le contará que su mujer murió envenenada y que su hija reside en casa del mismo juez que le encarceló. Junto a esta mujer, Sweeney Todd emprenderá su venganza personal, intentará recuperar a su hija y juntos desarrollarán un exitoso negocio basado en el comercio de pasteles de carne humana.

 

Musical_Sweeney_Todd

source: elpaís.com

 

Vicky Peña deslumbra con su interpretación de Mrs. Lovett. La actriz repite papel y se gana al público en cada intervención. Encuentra el equilibrio adecuado entre el personaje malvado y el personaje divertido, consiguiendo hacernos cómplices de su relación con Sweeney Todd, de su afán de riqueza y de la aparente normalidad con que trata todo lo que le sucede. De hecho, el trato con el pequeño Tobias nos muestra una faceta más tierna del personaje, que a su vez se contrapone con la decisión de encerrar al niño hacia el final de la segunda parte. Es precisamente esta contradicción lo que enriquece al personaje y que Vicky Peña logra bordar, llenando, así, el escenario y cautivando al espectador.

 

Mrs. Lovett brilla tanto que deslumbra al barbero protagonista. Joan Crosas interpreta un Sweeney Todd rotundo pero menos cargado de matices. El personaje de Mrs. Lovett gira en torno a su relación con el barbero, con su deseo por gustarle; en cambio, Sweeney Todd busca sólo saciar su sed de venganza y no se da cuenta de las intenciones de su vecina. Crosas nos presenta un Sweeney Todd amargado por un pasado que le fue arrebatado y se muestra agresivo y distante. Una distancia que se acentúa tanto que en algunos fragmentos le aleja de los espectadores, que no conectarán tan fácilmente con el actor protagonista.

Y aún es más complicado conectar con la interpretación del personaje italiano de Adolfo Pirelli, demasiado exagerado, aunque pretenda tratarse de una caricatura. O con Anthony Hope, excelente como intérprete musical pero demasiado estático. En cambio, ocurre algo muy distinto con el personaje de Tobias, interpretado por Ruth González, uno de los logros de esta versión de Sweeney Todd. La actriz consigue un buen retrato de la evolución desde la inocencia, que le permitirá darse cuenta de la maléfica realidad en que se encuentra.

Cada detalle del montaje del musical está muy bien cuidado. La escenografía es completa, se consigue recrear espacios distintos como la barbería, la pastelería o la casa del juez, todos ellos cargados de matices de luz y con atmósferas adecuadas. Del mismo modo, los detalles de los efectos que se desarrollan cada vez que cae un personaje al horno o la sangre que sale después de las afeitadas de Sweeney Todd enriquecen el espectáculo, dotándolo de credibilidad y seriedad.

Los amantes del musical estarán encantados con este thriller que va ganando fuerza a medida que la obra avanza. Cabe destacar especialmente la última escena del primer acto, donde Sweeney Todd y Mrs. Lovett deciden cómo llevarán a cabo su negocio de pasteles de carne. El número aumenta en intensidad y, en mi opinión, se trata del mejor momento de la obra. La conexión entre los dos personajes llega a su punto álgido y cierra una primera parte excesivamente larga que prepara al espectador para una segunda parte mejor. De modo parecido, también destaca la canción A la orilla del mar, donde Mrs. Lovett imagina las posibilidades de una vida mejor que plantea conseguir mediante el negocio de pasteles de carne junto a Sweeney Todd.

Pero los espectadores menos acostumbrados al musical puede que encuentren esta obra demasiado larga. Es difícil mantener la tensión y, consecuentemente, la atención del espectador durante más de dos horas y media de espectáculo. Hay tantas canciones que a veces el público puede perderse, no tanto en la historia, sino en el tempo del espectáculo, que se ralentiza demasiado. El espectáculo está bien, Vicky Peña está espléndida y la historia del maléfico barbero Sweeney Todd siempre divierte, pero, en mi opinión, le falta intensidad y le sobran minutos.

Tendencias TV Selection

2 comentarios

  • mete* says:

    totalmente de acuerdo.
    3 horas son muchas, pero merece la pena pasarlas en compañía de vicky peña.

    🙂

  • Joel says:

    Fui a ver la obra hace unas semanas y no puedo estar más de acuerdo con la crítica.
    Demasiado larga y Crosas ni fú ni fá.

    También coincido en que la escena que destaca la autora del artículo es la mejor de largo.
    En fin, que hoy quería ir al barbero y ahora me da yuyu.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un homenaje a la mujer ibicenca
play

Un homenaje a la mujer ibicenca

El documental "Dones d'avui i de sempre"

Este vídeo se creó para reivindicar el papel de la mujer ibicenca un 8 de marzo, aunque en realidad cualquier día es bueno para hacerlo. Se estrenó en el Centro...

Psicoplasmia: estados de ánimo hechos cerámica

Psicoplasmia: estados de ánimo hechos cerámica

Exposición de Miguel B · Del 8 al 28 de marzo

¿Y si nuestros traumas pudiesen manifestarse en cerámica? ¿Qué pasaría si no nos rigiéramos por las reglas de lo ya establecido y el mundo decidiera rendir homenaje a los diferentes,...

Katie Stout, diseñadora de muebles que contagian alegría
play

Katie Stout, diseñadora de muebles que contagian alegría

Revisitación del femenismo en la galería Nina Johnson de Miami

Katie Stout es una diseñadora de mueblesque quiere contagiar alegría. ¿Muebles o piezas de arte? Katie Stout es de Portland y vive en Brooklyn. La conocimos en Miami, donde expuso...

Juliette, de Rodrigo Noriega
play

Juliette, de Rodrigo Noriega

Piezas que hablan por sí solas en Ciudad de México

Rodrigo Noriega es un joven mexicano, diseñador industrial y apasionado de la experimentación con formas y materiales. Juliette es el nombre de su tienda, en Ciudad de México, en la...

Aviva Rowley y su Keiki Club
play

Aviva Rowley y su Keiki Club

Un club que representa la postmodernidad en estado puro

Etiquetar a Aviva Rowley como una florista sería primar a la baja y llamarla artista tal vez sería demasiado abstracto. Aviva Rowley es una creativa que trabaja con plantas...

Cerámica La Mejor
play

Cerámica La Mejor

Modelaje e impresión 3D

Cerámica La Mejor es un espacio donde los procesos se comparten, de principio a fin. Cerámica La Mejor es un taller de cerámica a la vista en México DF, donde nada se esconde...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies