Un tal ímpetu vital

·


16impetu

Un tal ímpetu vital contra la razón que rige nuestras acciones tantas veces. La búsqueda de este motor para encontrar el sentido de la vida es el eje central de esta obra de Jordi Oriol, que acoge el Teatre Lliure de Barcelona hasta el 22 de marzo.

El punto de partida es el regreso de Eva a la casa de sus padres. La joven ha decidido darse un tiempo con su novio y volver al hogar familiar. Ahí se encontrará con su hermano, Jep, que también ha vuelto a casa, después de perder su trabajo en el extranjero. Pero resulta que los padres acaban de morir. Un meteorito les ha caído encima mientras miraban una lluvia de estrellas. Ante esta situación, Eva y Jep se plantearán su existencia sin la posibilidad de recurrir a sus padres, que ya no están en el momento en que más creían necesitarles.

Un tal ímpetu vital relaciona la necesidad de la figura del padre y la madre con la de Dios, es decir, la certeza de saber que hay algo a qué aferrarse cuando las cosas no van bien. Pero los padres han muerto, Dios ha muerto, en este mundo acelerado y sobrecargado de opciones vitales con las que ocupar tu vida pero sin saber por qué. Los dos jóvenes conviven con sus abuelos, que ya están de vuelta de todo y viven la muerte de sus hijos como un castigo divino o como el principio del Apocalipsis, además de convivir con la culpa y con el desconcierto ante la novedad de la situación. Los dos tienen que elegir como continuar sus vidas, deben elegir. Eva decide intentar arreglar su vida y recuperar a su novio, sin éxito; eso la moverá a buscar otro objetivo para sobrevivir: decide tener un hijo, a cualquier precio.

Jep lo vive de otro modo, no tiene una vida sentimental anterior a la que aferrarse y la sombra de culpabilidad por la muerte de sus padres le atormenta. Perseguirá otro motivo para salir adelante, el éxito profesional y el reconocimiento de los demás. Decidirá ponerse al servicio de la sociedad para investigar algún remedio ante la plaga de moscas que ha acompañado la caída de meteoritos. Pero su afán por conseguirlo no es tanto encontrar la solución como conseguir el agradecimiento de la gente, el triunfo, el éxito, cambiar el mundo.

Además del contrapunto de los abuelos de los protagonistas, la obra cuenta con dos personajes más: dos amigos de Jep, que trabajan con Eva, actúan en una recreación de la Revolución Francesa. Esto permite hacer alusiones a los principios de “libertad, igualdad y fraternidad” relacionados con la actualidad y jugar con el contraste, o no tan contraste, al fin y al cabo, de épocas. Estos dos amigos muestran otra actitud ante la vida, es decir, van tirando. Trabajan en algo que les resulta fácil y no se plantean demasiadas cosas, se sorprenden ante los hechos que se suceden, pero sin más, siguen con sus vidas, aunque caigan meteoritos o las moscas invadan la Tierra.

Durante una hora y diez minutos, estos personajes trasladan al espectador a esta situación hipotética de cambio y de actitud ante este cambio. El espectáculo es dinámico, se combinan la acción de la historia con alusiones constantes a la historia de la evolución, a Darwin, a citas de Einstein, de Shakespeare y otros personajes históricos clave. Se rompe la acción y los propios actores se dirigen al espectador para hacerles cómplices de sus reflexiones. Además de combinarlo con momentos musicales, hay canciones, se tocan instrumentos en directo y hasta se atreven con alguna coreografía.
La obra es divertida, ya que trata esta temática desde un punto de vista que roza lo absurdo. El planteamiento catastrófico no deja de ser una parodia de la sociedad contemporánea, del miedo al cambio y a lo que no podemos controlar. Del alarmismo cada vez que algún hecho natural, ya sea la muerte o una lluvia torrencial, nos desconcierta y nos asusta. De cuando no sabemos qué nos mueve y de la fragilidad constante de lo humano. De todo esto trata Un tal ímpetu vital desde una mirada irónica que busca la complicidad del espectador y lo consigue.

La escenografía está sobrecargada de objetos, de aves disecadas en las paredes, de cuadros que se caen, de cosas que nadie sabe para qué sirven, de instrumentos musicales extraños. De la misma forma que las citas científicas o referencias literarias que se nos van contando a lo largo de la obra, todos estos elementos evidencian la saturación que vivimos en estos días. Y la cámara también está presente. En la mesa de estudio de Jep, la lámpara dispone de una cámara que los personajes van cambiando de enfoque a medida que la obra avanza. Imágenes que se proyectan en una pequeña pantalla de la pared del escenario y que llaman la atención del espectador.

Jordi Oriol dirige su séptimo texto con la compañía Indi Gest, interpretado por cuatro jóvenes actores (dos de ellos interpretan a dos personajes). Una compañía creada en 2007 con la intención de proponer una dramaturgia novedosa, que combinase disciplinas (ya hemos dicho que la música está presente en toda la obra) y que permitiese contar las cosas alejándose del modo más próximo al espectador y buscando lo absurdo para crear la complicidad con el público. Contar todo aquello que nos preocupa a todos, algo tan básico como la necesidad de encontrar el sentido de la vida, sin trascendencias pero abriendo interrogantes, intentar que el espectador se entretenga y se ría y a la vez pueda verse reflejado en actitudes de los personajes, aunque éstas estén llevadas al extremo de lo absurdo. En este caso, Un tal ímpetu vital lo consigue.

Tendencias TV Selection

3 comentarios

  • Andreu says:

    Quin gran article, està molt ben escrit i fa ganes d’anar a veure l’obra, realment.

    En fi, felicitats pel blog!

    Andreu

  • mete* says:

    Siempre apetecen obras que no acaben dentro de la sala. Me gusta salir con la sensación de haber visto algo que merece la pena y que te plantea cosas más allá de la escenografía del espectáculo.
    Que un texto haga reír y a la vez abra interrogantes sobre la vida son cosas que busco en una obra. Me la apunto. y tengo que darme prisa, que se acaba dentro de nada!

    Merci, Carme Verdoy!

  • elisenda* says:

    Quina llàstima! jo ja no hi podré anar, i mira que després de llegir això realment em venia de gust! suposo que el mateix «ímpetu» de les nostres vides fa que no puguem anar a veure tot allò que ens agradaria! no obstant, em quedo més tranquil·la sabent que m’ha arribat part de l’essència de l’obra i d’allò més ben transmesa ;). Gràcies!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Ding Dong! ¿Sí? ¿Alabama Collect?

¡Ding Dong! ¿Sí? ¿Alabama Collect?

Una oda contemporánea a lo vintage

Revisar proyectos pioneros, que marcan nuevos caminos y empiezan nuevas maneras de hacer. Es el caso de Alabama Collect, de proyecto personal y selección comisariada de prendas vintage a un...

África, colores, wax y moda en su sentido más esencial
play

África, colores, wax y moda en su sentido más esencial

Una conversación con Leticia Valera desde el taller de Mushu en Senegal

Cogemos aire. ¡Oh wow! Respiramos. África como experiencia vital y Leticia como líder, ejemplo. Musa. El amor por las personas, las muchas culturas, las expresiones artísticas y cómo un continente,...

SVD celebra su 10º aniversario en formato digital

SVD celebra su 10º aniversario en formato digital

Tal como está el patio a día de hoy, llegar a cumplir 10 años no es tarea fácil

SVD cumple 10 años. Sivasdescalzo es para nosotras un referente por su saber hacer y saber evolucionar, nos invitan a descubrir su pasado, presente y futuro a través de un...

Los zapatos como exploración: Auprès

Los zapatos como exploración: Auprès

"Slower, lesser, better”, el mantra que desde Lisboa conquista al mundo

Auprès nace de la voluntad de tener un espacio libre para crear y colaborar, combinada con la pasión por los zapatos, y una profunda admiración por la tradición portuguesa del...

Vira The Brand, “Where function takes its form”

Vira The Brand, “Where function takes its form”

Vira, el bolso que hace alusión al viraje, a los cambios de dirección, a la evolución

La sociedad avanza muy deprisa sobre todo en los tiempos en los que vivimos. Vira hace alusión al viraje, a los cambios de dirección, a la evolución. Vira tiene la...

La naturaleza y el volver a las raíces como inspiración
play

La naturaleza y el volver a las raíces como inspiración

El éxodo de la ciudad, "Terra. Still I rise", lo nuevo de Etnia

¿Futuros? Cambios, nuevos hábitos y otras maneras de mirar, de entendernos y de cabalgar en este contexto variable. ¿Frente a lo incierto? Volver a las raíces, buscar la conexión con...

Apúntate a nuestra newsletter semanal

Be part of the club Tendencias TV


He leído y acepto la política de privacidad de Tendencias.tv