Gallery in a building (Gagosian gallery, NY)

·

gagosian-gallery-retail-shop-grand-opening-01-560x347

Siempre pensé que las galerías escondidas dentro de un edificio eran propiedad de San Francisco. Famosas son sus exposiciones donde uno sube y baja en ascensor, donde uno entra mientras el vecino sale.
Verdad es que en Tokio proliferan los espacios de arte escondidos entre casas y edificios, más allá del pie de calle; pero es que en Japón tiendas, bares, galerias y demás curiosidades salpican edificios, plantas y azoteas.

Es entonces cuando uno cae en la cuenta que las particularidades que creemos típicas de
una ciudad no son tan autóctonas como uno puede pensar. Sea por la globalización, la manera que tienen las ciudades de crecer (obervando e imitando) o porque lo bueno siempre funciona (¿por qué será que en Barcelona o Madrid aun encontramos pocas galerias en edificios? ¿será que no observarmos? ¿será que no copiamos?).

Entonces, al moverse por el mundo del arte es común que, para visitar una exposición o conocer un artista, uno debe entrar en un edificio, llamar al ascensor y cruzar un pasillo, que a modo hotel, enumera elegantemente realidades cerradas.

En Nueva York, en la ribera de Central Park, donde los museos conquistan los cruces y se alza un imperio de lujo y high-heel uno tropieza, sin saberlo, con edificios que esconden, entre viviendas, grandes obras de arte, propuestas difíciles de encontrar y un arte que nadie diría que se esconde en el octavo segundo. Es el caso de la referente Gagosian Gallery, emergente, pulcra, transgresora y non-populus.

Su nombre se relaciona con lo que está por llegar, con lo que se vende en ferias de arte y con exposiciones que se mueven rápido (de Atenas a Londres pasando por Roma). Una de sus tres sedes en Nueva York, la de Madison Avenue, pasa totalmente desapercibida a no ser por que al andar uno topa con su tienda. Un bajo, con amplias cristaleras donde lucen Puppys paragüeros de porcelana de Jeff Koons o los “Superstitions Plates” de Hirst.

A Gagosian se llega atravesando una puerta giratoria, saludando a un “bell man” auténtico y subiendo en ascensor dorado con un “conductor de ascensores” (¿cuánto tiempo hace que no ves un conductor de ascensores?). Una vez dentro, una chica simpática, te da la bienvenida, te presenta el espacio y te deja disfrutar.

Tendencias TV Selection

3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

De copas con Mona Gallosi
play

De copas con Mona Gallosi

La bartender argentina recorre la historia de la coctelería local y la noche porteña

Mona terminó el secundario y se despidió de su Cipoletti natal, un pueblo al sur del país, para aterrizar en Buenos Aires. Ella sabía que su destino estaba ahí, en...

Catalino: comida sincera en Colegiales
play

Catalino: comida sincera en Colegiales

Restauran tradicional en Buenos Aires

Raquel me mira a los ojos y me interpela: ¿vos te preguntas de dónde vienen los alimentos que comés a diario? La respuesta era clara: no. Pero dudé antes de...

El Sommelier del café porteño
play

El Sommelier del café porteño

Un café por Palermo con Nico Artusi

Recorrer la inmensidad de Buenos Aires y sus infinitas ofertas gastronómicas es un enorme desafío. Por eso, a la hora de conocer los clásicos, descubrir las nuevas ofertas o encontrar...

El restaurante Can Mussonet, una historia familiar en Ibiza
play

El restaurante Can Mussonet, una historia familiar en Ibiza

Respeto a la tradición, homenaje a la familia y amor a la comida

Can Mussonet podría definirse como un restaurante ibicenco donde se fusionan sabores y tradición isleña, pero sería quedarse corto. Can Mussonet es una ilusión, un proyecto de largo recorrido y una...

Bottega Il Buco, nuevo restaurante en Ibiza

Bottega Il Buco, nuevo restaurante en Ibiza

Comida mediterránea con visión cosmopolita

Esta historia empieza en 1994 en Bond Street, Nueva York, cuando Donna Lennard y Alberto Avalle deciden abrir una tienda de antigüedades que rápidamente se transformaría en uno de los lugares...

ChichaLimoná cumple 3 años
play

ChichaLimoná cumple 3 años

Entrevistamos a sus fundadores, Sara y Víctor

Ellos son Sara y Víctor, ellos son ChichaLimoná. Hace 3 años (menudo fiestón de aniversario montaron la semana pasada) decidieron dar el paso y abrir este restaurante en pleno Paseo...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies