Col·lec: la fusión entre personas, arte y tecnología

Les entrevistamos tras su último proyecto My Artificial Muse

· ·

Col·lec son futuros. Son el futuro. Se trata de un equipo multidisciplinar de jóvenes que nació en 2013 como colectivo inter-universitario; las aulas se les quedaban pequeñas y querían más. Así que decidieron empezar a experimentar con la tecnología y las emociones, sumergiéndose en experiencias inmersivas, medios físicos y reflexiones entre la realidad y la ficción. Nosotros los conocimos en los ciclos Out of Metrics y supimos que debíamos seguirles la pista. Tienen inquietudes, tienen ganas de conocer y buscan un porqué humano para utilizar la tecnología. Una razón de ser para seguir introduciéndola en nuestras vidas. Su último trabajo se llama My Artificial Muse y explora los límites de la inteligencia artificial (¿puede una musa ser artificial?, ¿puede un ordenador crear inspiración?). Los entrevistamos para que nos cuenten en qué consiste este proyecto y todos los demás que llevan a sus espaldas. También nos recomiendan proyectos a los que seguir de cerca y trazos de futuros para no perdernos. This is Col·lec.

col·lec creatividad

– ¿Qué es Col·lec?
Col·lec es un estudio creativo que genera experiencias inmersivas entorno a las emociones de las personas. Comunica a través de narrativas y acciones que se encuentran en la fusión de medios físicos y digitales, buscando usar la tecnología de forma más experiencial y tangible.

– ¿Cómo surgió la idea?
Nació en 2013 como un colectivo inter-universitario que buscaba poder experimentar fuera de las aulas. Al principio éramos catorce estudiantes sin un rumbo concreto, simplemente con ganas de aprender mediante proyectos, en los que incorporábamos un punto participativo. Poco a poco nos enfocamos en proyectos de comunicación, a través de la interacción, de acciones y de experiencias que involucran a las personas dentro de un concepto, un evento o una empresa. Actualmente, seguimos teniendo la misma filosofía de hacer proyectos tangibles e inmersivos con la participación de las personas, pero antes hacíamos cosas mucho más abstractas, y con el tiempo hemos ido transmitiendo mensajes más claros y con un fin más concreto.

– ¿Quién forma el equipo?
Trabajamos en un equipo multidisciplinar muy variado. Somos ocho personas de base, del mundo del diseño, la ingeniería y la comunicación, y de nacionalidades distintas. En cada proyecto incorporamos personas al equipo con conocimientos específicos. Esta metodología es muy dinámica, porque nos permite colaborar con personas muy distintas de las que siempre podemos aprender. A la vez, el equipo no es demasiado grande y esto nos permite poder mantener una relación más cercana con los clientes. Es de agradecer una estructura en la que entre todos tenemos un contacto muy cercano, y a la vez podemos contar con personas externas con visiones diferentes.

– Armonía entre arte y tecnología. ¿Cómo se consigue?
Hoy en día los medios digitales son el estándar, pero como humanos nos marca más aquello que tocamos y nos envuelve de forma física. Nosotros buscamos incorporar siempre la tecnología con la premisa de que genere una interacción o un vínculo con las personas. Las personas son una pieza clave en nuestros proyectos, sin ellas no tienen sentido. Es por eso que no sólo tratamos la tecnología, sino crear una reacción, ya sea un pensamiento fugaz, una reflexión o una emoción sin palabras. No somos estrictamente artistas, y la tecnología no es nuestro fin, sino un medio con el que trabajar.

col·lec instalación

– ¿Nos contáis en qué consistió vuestro último proyecto “My Artificial Muse”?
My Artificial Muse es una performance que explora la colaboración entre la inteligencia artificial y los humanos en el proceso creativo y artístico. Mediante un espectáculo audiovisual y el artista Albert Barqué-Duran pintando en directo, se cuestiona si una musa puede llegar a ser artificial, es decir, si el elemento de inspiración puede ser creado por un ordenador.

El espectáculo fue creado por Barqué-Duran junto con Mario Klingermann, artista especializado en código, que ideó la Red Neuronal Artificial: la inteligencia artificial que mediante algoritmos y bases de datos, genera una musa. Este proceso inspira a Barqué-Duran para recrear una musa con una técnica tradicional como es la pintura, generando así un diálogo entre máquina y humano.

– ¿Cómo se pone a la práctica esta figura creada con inteligencia artificial?
Desde el principio el reto de Col·lec en este proyecto fue representar los dos mundos que forman el proceso de creación: el mundo humano y el mundo de la inteligencia artificial. Los bajamos de manera tangible, trabajando dos áreas distintas del escenario, el área del humano, un mundo plano, de dos dimensiones, donde se ubica la tela de la pintura y el área de la I.A., un espacio que va más allá de las 3 dimensiones, representado por un cubo que proyecta las distintas fases del proceso del algoritmo.

Queríamos explicar con una narrativa clara todo el proceso que se lleva a cabo “dentro de la máquina” para que el público pudiera entender la dualidad constante entre lo que pintaba el hombre y lo que procesaba la máquina. La performance se dividió en cuatro actos para explicar las distintas etapas de creación. El planteamiento no busca enfrentar a los dos mundos sino sumarlos, es por esto que aparece una tercera área donde el humano interacciona con la máquina estableciendo un diálogo y un intercambio de conocimientos.

col·lec inteligencia artificial

– ¿Qué mensaje queriais mandar lanzar con este proyecto?
La I.A. genera mucha controversia sobre cómo nos va a afectar en un futuro. Este proyecto plantea otro uso que no se le suele dar: la creatividad. Las máquinas no tienen por qué ser sustitutorias de algo, sino que pueden trabajar a la par con el proceso humano. La idea de sumar en un proceso humano para obtener un resultado distinto o incluso mejorado respecto el anterior.

– ¿Nos recomendáis tres proyectos sobre inteligencia artificial a los que no debamos quitarles la vista de encima?
Proyectos como los que está desarrollando Google son muy interesantes, por ejemplo el TensorFlow, una herramienta de aprendizaje automático que permite analizar sonidos. Daniel DeLeon la usó en un proyecto para analizar los cánticos de las ballenas, y así entender cómo se comunican.

Artisan Eletronique del estudio Unfold es una muestra de cómo tareas artesanales pueden convivir con la tecnología y seguir manteniendo una esencia única. Se trata de un proceso automatizado, pero que construye piezas de cerámica en función de la forma de una persona. De modo que, aún ser digital, los parámetros dependen directamente de la intervención humana.

También nos encantan los proyectos de diseño especulativo de Superflux, porque siempre buscan ir un poco más allá y hacer preguntas alrededor de lo que se está haciendo en este campo. En el proyecto Our Friends Electric exploran nuestra relación con la I.A. de voz, y plantean otros usos distintos a la típica orden humana donde la máquina responde, y también que el uso de una máquina puede implicar su formación, por tal de darle una funcionalidad acorde con nuestras necesidades.

Este tipo de proyectos demuestran que la inteligencia artificial y el machine learning no son un peligro que busca erradicar el trabajo de las personas, sino que puede facilitar muchos procesos y convivir con la creatividad humana.

col·lec tecnología

– ¿Qué tipo de proyectos creéis que podréis llevar a cabo en los próximos 5 años?
El ámbito de la comunicación está cambiando mucho, y cada vez tiende a comunicar de forma más tangible y experiencial. Queremos seguir innovando en este aspecto y llegar a un público más amplio, para explicar que el arte o el diseño no tiene por qué ser algo cerrado y abstracto, sino que puede ponerse en práctica para generar acciones y conexiones entre las personas y su entorno, y ser un medio con el que tratar temas de interés social.

– ¿Otro de vuestros proyecto recientes de los que os sintáis muy orgullosos? ¿Por qué?
Tanto Feelings Bank como The Square of the Future, que tuvieron lugar al mismo tiempo, fueron dos instalaciones con las que estamos muy contentos. Aprendimos mucho a nivel técnico y de organización de equipo, y fue un orgullo haber participado en dos eventos de gran impacto cultural y de innovación en nuestra propia ciudad, como el Mobile World Capital y el festival Llum Bcn.

Con el último proyecto, My Artificial Muse, nos adentrarnos en el mundo de la performance y las artes escénicas generando una escenografía más alternativa con un resultado visual del que estamos muy contentos.

col·lec barcelona

– ¿Un proyecto que no sea vuestro que os gustaría que lo hubiese sido?
Proyectos como Pastello Playscape o Tubo de Mathery Studio nos encantan. Parten de un elemento único para crear un entorno donde jugar y experimentar con materiales. En estos casos usaban crayons de colores y tubos de espuma para que las personas jugaran, dentro de un centro comercial. Son buenos ejemplos de cómo crear un espacio interactivo puede explotar las posibilidades de un producto y llevarlo más allá.

Las instalaciones inmersivas del estudio japonés TeamLab nos parecen increíbles, por la forma en que crean ambientes y espacios que te transportan a otro lugar, y donde el movimiento y la interacción de las personas hace que el espacio cobre vida.

– ¿Cómo definiríais vuestra participación en Out of Metrics? ¿Qué os aportó esta experiencia y qué aportasteis vosotros a ella?
Fue muy enriquecedor trabajar con todas las personas implicadas. Fue super interesante colaborar con una persona distinta para cada proyecto, que fuera experta en la temática y nos pudiera dar inputs que sino no hubiéramos tenido a nivel de concepto y técnica. El contacto con las universidades fue crucial ya que nos permitió trabajar con estudiantes de enfoques muy diversos, y los equipos que surgieron fueron muy interesantes.

Fue una experiencia muy buena para el estudio. Sobre todo por la rapidez en que tuvimos que desarrollar los proyectos, nos hizo aprender muchísimo y volvernos más eficientes en muchos aspectos. En general la experiencia fue muy intensa y divertida, aprendimos mucho y nos dio a conocer muchas posibilidades de cómo abordar los proyectos.

– ¿Con qué nos va a sorprender Col·lec en los próximos meses? ¿Y en los próximos años?
Tenemos varios proyectos en marcha con enfoques muy distintos. Estamos preparando una campaña para el Ajuntament de Barcelona, para tratar un problema de carácter social y que dé voz a los vecinos del barrio de Gràcia. Nos encanta poder estar realizando un proyecto así y darle un carácter distinto a una campaña de comunicación tradicional. También vamos a desarrollar algunos proyectos más permanentes, no tan efímeros como nuestros proyectos hasta el momento. Por ejemplo, ahora estamos desarrollando un showroom para la empresa Trison en Barcelona, en el que hacemos desde el diseño de interiorismo hasta una experiencia de usuario única e inmersiva.

col·lec

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Tendencias TV Selection

La doble vida de Victor von Schwarz

Entrevistamos al diseñador por su nueva colección

Doble vida es lo que tienen muchos jóvenes que quieren ser diseñadores en este momento. Por un lado, la pasión, aspiración y el amor incondicional por la moda y por...

play

Forever Fantasy · Outsiders Division

Backstage de David Méndez Alonso en #Madrid

David Méndez Alonso, para algunos será siempre David Mister The Freak y para muchos otros un creativo hiperactivo. Lo conocemos desde antaño y su ímpetu por crear en gorras, cerámica,...

play

Los nuevos dandis por Krizia Robustella – The Jungle Brothers

Behind The Scenes - 080 Barcelona Fashion

Los dandis son personajes revisitados con frecuencia. Su manera de entender la moda y su forma de vestir les convierte en icónicos protagonistas de estilo. Esta vez han pasado por...

play

“(Behind) The Clothes” by Bruno Pieters

Urgencia total para una revolución global del mundo de la moda

“(Behind) The Clothes” es un proyecto comisariado por Bruno Pieters en formato exposición en Amberes. Amberes ciudad fabulosa, recomendación absoluta y cuna de moda inteligente, moda con cabeza, moda de...

play

Datura

The connection between the natural world and our urban lifestyle

Datura es una marca de moda sostenible que cuida todos los procesos, desde la creación al diseño pasando por la meticulosa producción de cada pieza...

play

Ravens View

Designed & Produced in Ibiza

Ravens View son prendas de diseño exclusivo, producidas con materiales orgánicos. Ravens View es un proyecto que nace, se inspira y se diseña desde Ibiza...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies