El arte viviente según Martina Elisa

La artista nos invita a conocer su atelier

·
play

Es verano en Buenos Aires. Martina tiene 22 años. Está mirando un documental de arte en la televisión y algo le llama la atención. No es la primera vez que se pierde mirando historias de artistas; Martina pinta desde que tiene memoria. Pero esta vez, se encuentra con algo distinto: el arte viviente. Una técnica que nunca había visto y que la hipnotiza. Fiel a su estilo de “mandarse”, de probar cosas nuevas y experimentar, decide ponerla en práctica. Llama a su hermana y la empieza a pintar entera, desde la cabeza hasta los pies, incluyendo la ropa y la piel.

Un año y medio después, Martina le puso su impronta y se convirtió en la referente local de una forma de expresión artística completamente distinta. Nos invitó a conocer su atelier y vivir de cerquita el minuto a minuto de esta experiencia tan única.

buenos airtes arte viviente

Al mediodía llegamos a Pilar, una localidad ubicada a unos cuantos kilómetros de la ciudad de Buenos Aires. Ahí, en medio de un barrio residencial caracterizado por sus calles angostas y los árboles verdes en sus veredas, encontramos nuestro destino.

Nos recibió con una sonrisa y nos invitó a pasar a su mundo. El taller es un espacio blanco con un gran ventanal. Se respira arte en todo su sentido. El olor a pintura fresca nos da la bienvenida y lo acompañan paredes pintadas de colores, cuadros terminados apoyados en las esquinas, dibujos colgando de repisas y una gran mesa que aloja docenas de latas de pintura, pinceles, y lápices. Pareciera que cada elemento representa a un pedacito del universo que la inspira: fotos de artistas y obras, libros, artículos de moda y carteles con frases.

buenos aires pintura

Martina es tranquila y curiosa. Nos cuenta sobre su día a día en ese lugar mientras prepara los últimos detalles para empezar. Detrás de ella, junto a un mural colorido, se prepara Zuzú, la joven modelo que se acomoda el turbante de telas coloridas que, en tan sólo unos minutos, estará teñido de violeta y blanco.

De un momento a otros, Martina da la señal de inicio de lo que será el principio de una larga jornada de trabajo: pone play a un disco de jazz, moja su brocha en la témpera amarilla y comienza a pintar la remera de Zuzú. Lo hace de forma lenta y precisa

Poco a poco, las prendas abandonan los estampados de sus telas para pasar a tener colores plenos, idénticos a los del muro que tiene detrás suyo. Y ella se va convirtiendo en un personaje de un cuadro con rasgos duros marcados por las pinceladas.

buenos aires martina elisa

Cada tanto, Martina se detiene, se aleja, mueve la cabeza para un costado, cierra un poco los ojos y la observa. Después, vuelve a la mesa y moja nuevamente el pincel. Esta escena se repetirá unas cuantas veces a lo largo del día.

Pasaron cinco horas y poder ver el paso a paso de esta obra es un placer. Si alguien hubiese llegado en ese instante, cerca del final, mientras Zuzú – o lo que queda de ella – se posiciona en el mural y posa, mientras Martina enciende la cámara, jamás podría imaginar que ella es una persona y quien toma la foto es la responsable de semejante obra viviente.

Cuando Martina agarra el pincel, los convierte en una extensión de su brazo, en una varita mágica que convierte a una pared blanca en una de colores plenos y radiantes que contrastan; y a la modelo en un camaleón, uno capaz de camuflarse a la perfección con el muro. Juntos se unen como si fueran dos piezas dependientes, como si fueran uno; como si fueran parte de un cuento mágico. Uno imaginado únicamente por Martina y escrito con su pluma. Como si fuera una puerta imaginaria de acceso a su mente colorida y que nos permite espiar, aunque sea por unos minutos, su mundo interior.

martina elisa buenos aires

Tendencias TV Selection

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

play

Dirección de arte tocando las estrellas

Art First · Rising Stars · ADCE · ADG-FAD

“A los que persiguen un sueño en la vida: el obstinado, el tenaz, el comprometido, el sincero, el abierto”. Es el manifiesto de ADCE. A principios de año publicamos un...

play

Magculture

Meca para los fans de las revistas

Magculture es el destino para todos aquellos enamorados de las propuestas editoriales. Magculture reza “We love Magazines” y así lleva haciendo desde 2006 cuando Jeremy Leslie empezó aquella pequeña bitácora...

play

Conversación contemporánea sobre las publicaciones independientes

Read or Die

En formato feria, debates, discusiones y encuentros, Read or Die, comisaría e invita a editoriales, autores, fotógrafos y artistas de todo el mundo. Una selección impecable ...

play

Agapornis Magazine

Animales de compañía & cultura contemporánea

Agapornis Magazine is a new publication starring a perfect combination of pets and contemporary culture. Agapornis Magazine was born by the passion and love of three young talents ...

play

Intern Magazine

Internships in the creative industries

Intern Magazine es una publicación independiente bianual que debate de manera contemporánea sobre la cultura de los becarios, las prácticas y ese agujero que existe...

play

Odiseo Vol. 5

Not Safe for Work

Odiseo Magazine is elegant eroticism, freedom and exploration. Odiseo Magazine is an own project of Folch Studio....

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies